miércoles, 17 de septiembre de 2014

Mientras la luz tamiza su sonrojo
expiran nuestras huellas
bajo alambradas de sábanas
                         mirada atlántica
tus muslos enredan horas           escaleras
                    hilan visos fraccionados
en estrictas longitudes                 de carne acristalada.

El bosque
                     siempre supo a naranja en nuestra boca
y no fuimos más que un júbilo                  palpitante de silencio.

Cuando te veo
en ese cuerpo elíptico que siempre planea sobre sus hojas
también me veo
rígido
atenuado en los extremos
descentralizado                   sobre mis versos.

Estamos llorando raíces en este trozo de viento que todo lo vuela.

Ya no habrán domingos donde leernos el vientre
          ya no quedarán pasillos donde cerrarnos los ojos
                       ya no bailarán cometas donde escaparnos
           ya no                    ya                 no.
Ahora inventaremos razones al olvido
sin estudios objetivos que comprendan los recuerdos
ni asimilen los matices                    ni acepten los días
               con sus largas noches.

Sin justificaciones absurdas
que metalicen nuestro pecho.

Sin más salvación posible
que observar las flores

y vibrar con ellas.