miércoles, 20 de noviembre de 2013

Rebelarse

REBELARSE
deponer el gaznate que saliva cunetas
expoliar bestias de aliento estramonio
escupir al corazón          en su oquedad

REBELARSE      firme       incesante      impávido      REBELARSE

oprimir ternos de plástico, zapatos de cartón, corbatas de hojalata
unas sonrisas      enmohecidas
deshojar los dedos metálicos
que oxidan nuestro camino

                                                  súbitamente

conquistar conciencias derramadas sobre montes
acallar el ruido de palabras-amoníaco
desatar un vendaval sobre el cuello de noviembre
                                                  la anestesia de mármol
                                                  el viento anquilosado
                                                  la televisión oracular

REBELARSE

              desde                                   hasta                                 contra

incendiar la esfera del ocaso
sudar de tinta verde         todas las fosas
empolvar el macabro hedor
                         de sus narices.

REBELARSE
hendir el pecho en los dientes
medrar las nucas
avivar       el alud narcótico.
Mirar con aplomo a los ojos
y derramarse todo.

Tardes de café

Yace el sol
mecido en la llovizna.

Ojos
arando
ensoñaciones,
voces
invadiendo
papeles,
risas
resbalando
silencios.

Tarde oblicua.

Constreñida la luz
sobre la baba.

¡Cuántas vidas
en una misma!

Tarde
velada
decolorando
andenes
en un café.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Chocolate

¿Cuántos sueños
deberán quebrarse          sobre la espalda de la luna
para que el alma
huela al fin         a chocolate?

Manos azuladas
arañan caracolas
             al océano,
dedos rabiando la tierra exigua
que sus mejillas vacías         relamieron una noche.

Del otro lado
           pies atornillados al tamo de pan
           sacuden su conciencia con pavor
                                                                       (quizá una lágrima)

lamentamos      vidas
                             vientres
                             hijas
                             muertes

mientras
uñas ahorcan el mediodía dientes muerden el arco iris arenales devoran nuestros restos lenguas relamen alquitrán océanos radioactivos consumen nuestra piel
un cáncer                     supurando nuestro futuro

Entre tanto y entre tantos
el viento llega a las costas
exhumando cacao
de sus encías.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Diluvio

Del fuego azul que torció la noche
nadie habló.

De las cenizas ultrajadas
en oxidadas gargantas
                         nadie habló.

Y avanzaron
          escariador somnoliento
          que guillotina pestañas.

Dejamos olvidada nuestra espalda
en aceras sin huellas
comiendo sangre
rezando óbitos
exhalando
                    nuestros sueños.

Y mordimos la madera en los cuerpos quebrados.

Pero no hay esquelas
          para matar al silencio
          que renace en las pupilas.

Y del silencio
emergió un suspiro.
Y del suspiro
brotó un sueño.
Y del sueño
nació una voz.

De la voz
la raíz indestructible
incinerando el expolio
de nuestros versos unidos.