martes, 27 de agosto de 2013

Niños jugando

Pestañas mutiladas
en el rugido morboso,
         avanza el incienso
         sobre la carne rígida.
Caminan las voces
         sobre spaghettis infestos
de plomo drogado.

Unos niños juegan: hay       lluvia       de     estrellas.

El tomate araña la garganta miope.
Champiñones
      de medio corazón
           rasgando el mediodía.

Unos niños juegan: tienen          padres.

Calzoncillos ahorcando la entrepierna
(¡cómo ahoga la apatía!).
Alguien debe estar preocupado.
Tal vez hoy
         no llegue al peluquero.
Los champiñones lloran.
Los tomates          se desangran.

Unos niños juegan: las balas

                                    son de mentira.


Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan

Ojalá este balazo                   atraviese tu conciencia.

Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan


                      mientras disparan a bocajarro.  

jueves, 22 de agosto de 2013

Lenguas inocentes

Rostros          sin mirada
                        sin cabellos
                        sin lunares
                        sin rostro.

Una piel de acero inoxidable
engulle
          almas libertarias,
cerebros grasientos
          aplastados
por enojo de metralla.
Un temblor          atornillado
esquiva el miedo,
          poseído por los dioses
          por la humanidad ajada
          por el cuerpo muerto
                    que a su lado yace.

Quizá por la esperanza...

Está delante.
Unas manos desgastadas de sal
          reclaman el viento en las mejillas
          un naranjo creciendo entre los dientes
          un amor
                    lamiendo la ignorancia.


Silencio.


El mundo
         quiebra
                   en los golpes
 
                   contra el silencio.

Tres.
Tres
          disparos
                    al silencio.

Uno. Contra el pan en los labios.
Dos. Contra la mano en el hombro.
Tres. Contra el amor.


                    Silencio.


El acero late
sangre insumisa...

a             l              i
h             e            n
o             n            o
r              g            c
c             u            e
a             a            n
n             s             t
d                            e
o                            s
      

lunes, 19 de agosto de 2013

Sin tiempo

Sin tiempo.
Entra la luz por la ventana
para vestir la piel.
Sin tiempo
para odiarnos.
La nieve borrará tu pelo de mi almohada.
Se caerán las llaves
en el suelo.
Mirarán los ojos
otro paisaje.
La naturaleza siempre encuentra
la perfección de quien la mira.
Y el baile continua
                      callado
                      en el silencio
                      emergente de los sueños.
Solo gracias.
Solo.
Gracias.

jueves, 15 de agosto de 2013

Leer poesía

Inquieto, muevo algunos libros:
Blake, Panero, Paz.
Ojeo su alma en ellos.
Y también mi alma
vibra
con el crepitar
de sus sílabas.
Benedetti, Salinas, Alberti.
El amor inhalado
en una máquina de escribir;
besar tu centro
sin pretextos ni nombres;
oler a sal
en cada hueco de tus dedos.
Vallejo, Hernández, Lorca.
Ahogar las manos
tras las banderas;
resquebrajar el llanto
con solo nombrar
una cebolla;
que una estela negra
persiga tu destino.
Machado, Guillén, Whitman.
Comer esperanza
en cada palmo de camino;
relamer la vida
en la curvatura de una flor;
traducir los versos
que el viento
deja en la arena,
observador que ama
cada paso de su alma.

Inmortal levedad
de la emoción escrita.

Olvidamos

Olvidamos
             el frío incendiario
             en los cuerpos
             indelebles.
Una pestaña
        arañando
              el orgullo.
Los gritos enloquecen en silencio
como mis manos en tu nombre:
los muebles del salón,
los cepillos de dientes,
las bragas sobre la cuerda
                            del recuerdo,
las coladas por hacer,
el suelo sudoroso
                de pieles desgastadas,
los cuadros descolgados,
los labios deshuesados.
Se extinguen los latidos
en el contorno del horizonte.
Todo permanece
              en el perecer más absoluto.
              En los bordes de las piernas de helio.
              En el vórtice de los dedos blandos.
              En el arenal barroco
                         del océano inoportuno.
Aquí,
donde todo es nuevo y a la vez,

                elongación de tu recuerdo.

Espejos

Huelo el hambre
en tus picadas muelas,
hambre de nieve blanda
sobre llanto claro.
Dejas caer por el fango
tu inconsciencia,
vísceras
latiendo
manos.
Observo
el miedo de lejos,
rey de nadie
don nadie de todos.

Se ve a la distancia el cuerpo rasgado por el alquitrán, el ego henchido comiendo mierda, los ojos colgando y las cuencas vacías, paredes sin casa, mar sin peces y peces sin olas...

se ve de lejos            y tan de cerca

que apesta el hedor altivo

en que me huelo en otros.