lunes, 4 de enero de 2016

Para que no te fueras
y enhebraras los quicios de mi cuerpo
limé lo áspero de los charcos
                               en la tinta
                                        sobre la hoguera
desposeído del incendio
entregado
                                         a los minutos vacíos que el corazón expira.
Para que no me fuera
desarrollé teóricamente cada uno de mis bostezos
infinitas fórmulas
de látigos y alcantarillas.
Leí todos los manuales de personalidad
analicé cuidadosamente el carácter de las hormigas
                                                              las salamandras
el olvido.
Tomé café por las mañanas
y
                       regularmente
enquisté calcio a todas las puertas.
Los domingos
a la tarde
hilaba mis pantalones
algunas sábanas.
Para que la vida no divagara
insulté las piedras los árboles
y maldije tus piernas
o los naranjos en flor.
Nada.
Nadie.
La escucha fue creciendo como el viento sobre la tripa.
Sin precipios
la piel

sucumbió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario