miércoles, 28 de enero de 2015

Resbalo
por esta piel de oso
que arrincona
el ruido locuaz
de mis vértebras
                          y silencio.

Han salido en manada
a taladrar el vasto campo
                de crepúsculos y estelas.

Donde retumban los cadáveres
de alienadas gargantas
                                    resbalo
                                    fútil
su lánguida apertura.

Se ven tantos rostros
por estas rocas
                      de pimienta y corderos

tantos estantes vacíos
de instantes repletos.

Un grisáceo espejo
devuelve mis pies
a esta balsa
       de lunas y mares
                                 y quizá

                                             tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario