miércoles, 31 de diciembre de 2014

instante de lluvia y bosque y ojos grandes
olvidas de tu cintura
las espigas caudalosas.

Sonrisa
madera indefinida en pies alzados
nueces de yeso
          en alambradas de piel
estanque
          de ayeres escarpados.

Vibran
          tierras dicotómicas
          cuerpos amordazados
                  dos labios
                        oscilando.

En el umbral
tu sombra
mi sombra
moviéndonos el viento en su lenguaje de cometas
          libando concavidades desprotegidas
          con soplos certeros de agua y salitre
              dos nucas
                  una ausencia
                      el invierno.

Idioma de lagartos
en las brasas

de nuestras manos vacías.

2 comentarios:

  1. Y en la rendija entre el sol y la luna, la risa

    Maravilloso Carlos, sigue creando :)

    ResponderEliminar
  2. "La revolución de una brizna de paja"

    Te acordaste!! :) Muchas gracias preciosa!

    ResponderEliminar