martes, 9 de diciembre de 2014

Se derrumba una tormenta de cerezas
en esta noche de luna coja
          nunca sabrá que mis uñas
arañan fotografías a su estela.
Busco en cada bar
           su aroma extravíado
                     o una cerveza vacía
temblando con su pintadragones en los contornos
                     o una nota de soul
           lloviendo extractos bancarios
                     de risas, sábanas, vientres.
He cambiado el nombre de todas las calles
                      ráfagas de colillas liman mi piel
           a esta hora              estará durmiendo copos de nieve
           a esta otra bailará frenética sin rumbo
           en esta regalará su mirada de león             a un perro de escayola
           en aquella             poblará de naranjos una chaqueta verde
o robará tiburones en una tripa de seda y alambre.
Qué más da.
Las calles nunca me llevarán a ella.

Cuando los bosques reclaman mi presencia en su abrazo de niño huérfano
marcho por los bordillos
                            reptando roídas calzadas neuronales
              “será que todavía            no sabe lo que siente”.

Y quedo arremolinado
diseccionando granos de arroz en el regazo de un arlequín
esperando científicos que espanten             mis latidos
que justifiquen
                          de cualquier manera
que su estricta madurez

                                        no me recuerda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario