jueves, 29 de mayo de 2014

Mártires

Decaen los mártires en copos de nieve
tiembla la tierra desprometida con sus trajes indecentes de millones de suspiros
se propaga la transmutación creciendo en sus gargantas
y buscan corazones exhumados donde sostener su declive
          donde aferrar el limitado mundo
          que pisan sus zapatos guillotina.

Sienten la extinción en sus cloacas.

Cuando el hastío resquebraja el pecho
y hunde de arrugas unos ojos
          inundan bosques en la saliva
toda la oscuridad asediada por buitres          se desploma
y saltan arañas           en las tripas vacías.

Llegan hiriendo
puños de caramelo y corazones de pueblo
siembran utopías en las plazas
desertando enquistes de una tiempo derruido.

Y nadie detendrá el germen agitado por labios fuego.

Todas las sonrisas
nacen precipitando sus huellas en acantilados.
Ya no estamos solos
          en este lado humano.
Y van a armar mucho ruido
alrededor de las luciérnagas que iluminan su indigencia
esa que nutre el alma
con la esclavitud asalariada.

Nunca dejemos de oír el zumbido
trepando nuestras ventanas
pues la primavera florece

en el silencio.  

miércoles, 7 de mayo de 2014

Monedas

Nueva lucha
en el despertar terrestre.
Rosáceas pestañas
desperezan cuerdas viscosas
viajero de la vía láctea
enredado entre sábanas.
Despierta el campo
su azada fluorescente sobre la broza
limpiando del día
su exilio nocturno.
Te vas a perder entre la muchedumbre
vas a lidiar todas las manos
para no ser alcanzado por ninguna.
Quizá una mirada
retuerza tu pecho para temblar las huellas de tu olvido prematuro.
Como cada día
vas a salvar tu pedazo de cielo
echando monedas
a cualquier desconsolado que bate sus alas.
Vas a tallar tu cinismo
en la plaza del pueblo
agrandando tus pupilas en la inflexión de la voz.
Y vas a seguir tu camino lamiendo la tierra que sucumbe tus pasos.
Tu conciencia diurna
quedó ya salvada.
De nada importa que unos rostros escarchen el asfalto
tus monedas
compraron la limosna de tus pulmones.
Y vas a dar lecciones a los despistados
aquellos voraces que comen sus lenguas
aquellos esclavos que encadenan sus horas
aquellos estrictos que limitan sus versos.
Te has convertido en otro más de aquellos.
Sin duda

en el peor posible.  

martes, 6 de mayo de 2014

Quién

¿Cómo saber si el agua
salpica mi cuerpo
o mi cuerpo
sacude sus olas?
A veces espuma
a veces silbido
a veces la piedra insalvable
que moja y es mojada.
Contemplo el baile
en el mismo baile oceánico.
¿Quién está dentro de quién?
¿De qué?
Se despedazan las partes indisociables
difuminando el contorno corpóreo.
La tensión filosófica golpea el corazón
enrojecido espasmo
de no saber quién.
Todo
desde
atrás.
Identificación desprendida en tu mar calmo
y más atrás
cristal arena tierra pinos bosque manantial.
Y aún más atrás
una luz
titilando

sin quién.

lunes, 5 de mayo de 2014

Silencio

Me elevo en la espuma que atraviesa tus ojos
buscando océanos que me sumerjan
sin ruido
galopando la angustia sin ser tocado
ni arrimar el hombro al hombro caído
vagando
en los rostros que tiritan ausencias.
Emerger del mundo y parir un corazón
anegando los pómulos
con esta desfallecida primavera.
Una lucha
a vidamuerte
abandonado en el último aliento arcilloso de tus contornos
sin restos de sogas acechando las huellas.
Me elevo entre el aire y mi espalda
observando lejano
el desánimo elíptico de tu sonrisa.
Volverá mañana el amanecer sobre las calles
y habremos olvidado sus pasadizos
los golpes de calor
o el aliento entrecortado.
El viento imperturbable seguirá su frenético ritmo
aullentando cualquier duda
sobre el amor humano
bostezando un nuevo anuncio de telas rosas
y cuerpos negros.
Seguirá su curso el río
surcando el marfil de tu boca.

Permaneceré callado

en los naranjos.