sábado, 11 de enero de 2014

Despedida

Como si una hoja
esgrimiera mi pelo
el plástico arrojado
estira mi nudo.

Como si no fueras
esa figura ondulada libando pechos
esa voz vertical hincando rebeldía
esa boca exhausta regando cometas.

Quizá no fueras
entre todas las sienes que arremeten mis recuerdos.
No fueras
el ave engalanada con su talle sediento
una oquedad de cirios
quemando mi boca.

Cuando el tiempo acaba
comienzan las despedidas.

No volverá tu olor a incienso
aunque queme lenguas
en metálicas noches
ni volverá resbalando mi frente
el éxodo trémulo
de tu lúbrica baba
ni la arena a entrelazar miradas
aunque arranque vidrios
del vacío vientre.


Cuando todo termina
comienza la amnesia
desgana en perder los átomos

que nos habitan fundidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario