domingo, 26 de enero de 2014

Darte

Todo es darse.

En el árbol hilando nebulosas
que lame nostalgias
enraizado entre los dedos.
En una bolsa de la compra
que se desploma en los colmillos
y abalanza barrigas grasientas.

¿Quién suscribe el graznido
                   de los expropiados
que seccionan calles
entre hambre        y        más hambre?

Yo no estuve
en el reparto.
Nadie preguntó a mis huesos
si querían carne
               o la estrechez de tus manos.

La horizontal          creciendo desde la boca.

Cuando la vida se hizo vida
también la muerte           se hizo espejo.

Nadie preguntó
si estábamos de acuerdo
del fuego en las encías
de la tirantez enmascarada 
          tras el malecón
del crisantemo cavernoso
          que ahuyenta espectros
para que no le alcancen.

Acecho ahora
la desbandada del otoño
en la concavidad del violín
y          de a poco
            suturan cenizas
            lo solo del animal
            vértigo ojeroso
clamando un vientre.

¿Y qué se puede hacer
               sino          darse
                                     darte
                                          darnos



con las manos          completamente vacías?

No hay comentarios:

Publicar un comentario