domingo, 26 de enero de 2014

Darte

Todo es darse.

En el árbol hilando nebulosas
que lame nostalgias
enraizado entre los dedos.
En una bolsa de la compra
que se desploma en los colmillos
y abalanza barrigas grasientas.

¿Quién suscribe el graznido
                   de los expropiados
que seccionan calles
entre hambre        y        más hambre?

Yo no estuve
en el reparto.
Nadie preguntó a mis huesos
si querían carne
               o la estrechez de tus manos.

La horizontal          creciendo desde la boca.

Cuando la vida se hizo vida
también la muerte           se hizo espejo.

Nadie preguntó
si estábamos de acuerdo
del fuego en las encías
de la tirantez enmascarada 
          tras el malecón
del crisantemo cavernoso
          que ahuyenta espectros
para que no le alcancen.

Acecho ahora
la desbandada del otoño
en la concavidad del violín
y          de a poco
            suturan cenizas
            lo solo del animal
            vértigo ojeroso
clamando un vientre.

¿Y qué se puede hacer
               sino          darse
                                     darte
                                          darnos



con las manos          completamente vacías?

sábado, 25 de enero de 2014

Saltar

Comenzó el salto a medianoche
entre el mar
           y una gaviota que rondaba mi espalda.
Su aliento brega
por descomponer los átomos
orillados.

Arrojarse con detenimiento
con exhaustiva discrepancia
al vértigo mercantil
          y respirar su pánico
en cada bocanada de aire.

Rechina el vaho
que dejan sus huellas
entre lunas hambrientas.

Saltar
condición indispensable
para roer la mentira
que taladra el corazón.

Hemos esperado demasiados inviernos
sumidos en oquedades empedradas
fregando el vómito
          en sus palabras de cera.

La suerte       frunció la noche
y nuestro pecho      clama venganza.

Saltemos
sobre el aire

que explota sus bocas.

viernes, 24 de enero de 2014

Ciudad apoética

Faltará espacio en el acantilado
brotará de senos raquíticos la sangre
inflamará el temor       voces verdes
temblará        cada tramo de papel.

Viviremos hipotecados en los abrazos
seccionaremos cordones umbilicales
y morderemos miradas transeúntes.

Alquilaremos algodones de arena blanca
para dejar caer huesudas tristezas.

Rasgará una mano fisuras aturdidas en las grutas saladas que aflojan las sombras       un temblor a la sonoridad de una metáfora sangrada con sudor de brea y llanto crudo de serpiente

Hablaremos con lenguas de seda
y recelo en las esquinas
cantaremos el rocío que el alma exhala
en una mañana cualquiera.

Los intrépidos
-léase también poetas-
opondrán el despotismo sináptico
de las cadenas hornadas
que disciplinan neuronas.
Denunciarán la estafa
de la piedra y las tripas


aunque el aire      vacíe su saliva al mar.




miércoles, 22 de enero de 2014

Decisiones

Ha terminado la espera
y el calor vocaliza la piel

vísceras bailando tangos en mesas atardecidas de veranos atlánticos
una sonrisa zafiro matiza el mundo rojo 
y moldea acordes en zapatos madera

arde nieve sobre huellas cruzadas

queda la risa inocente
iris danzando juegos malva

del corazón 
raíces en vuelos jurásicos
viento parque arena barro llanto
explosión secular condensando el rugido en flor

No hay espera
esperanza viste suelos nenúfar

Quizá no tenga sentido el grito de victoria
en un lugar donde la victoria          es sobrevivir


y sin embargo
toda la tierra vibra el vértigo que desata
el estruendo desconsolado
de una despedida

sin condición

Sur

El cristal reflejando
la lejanía mineral.

Distancia distante distanciada
copando restos epidérmicos
en una silla.

Hablas al aire que pasea por tu rostro vencido        al sonido de cafetera que llora sangre negra para acortar tu día        al claro tras la ventana que enfría tus pupilas y tiembla de nostalgia otros tiempos infantiles.

Perdiste el brillo
entre sumas restas balances
para conseguir los beneficios

que pagarán tu propia muerte.

lunes, 20 de enero de 2014

Tu boca

Es invierno
y has venido a espantar llantos de ceniza.

Aprieta la soledad.

Si me das tu mano
podremos construir un puente
escalando venas.

A veces
          todo es eso
dejarse caer sobre escarpias
           oxidadas.
Otras veces
          solo es esto
tender de frío
el goteo de las horas            en tu cintura.
           
           Has venido desde muy lejos
para atornillar las sienes
que laten espasmos.

Si me das la mano
             podremos deponer
soliloquios de avena.
El invierno somos todos
trepando lágrimas
de una mano que se agrieta.

Y a veces
el frío solo es esto
que sucede entre tu boca

y mi tiempo.  

viernes, 17 de enero de 2014

Herida

Otra vez mañana
perderé mi nombre
bajo tu piel.

Dejaré cada letra
sangrando el agua
que tus ojos callan.

Incendiaré de versos cualquier duda.

Inventaré 
alfombras de suspiros
chimeneas de saliva
adoquines de cera.

Migraré al desierto
arteria salada
de pestañas abiertas.

Mientras
fingiremos lluvias
agrietando la espalda
simularemos que no ha pasado nada
habiendo ya                   pasado todo.

Otra vez mañana
perderé mi nombre

bajo cualquier herida.

jueves, 16 de enero de 2014

Solos

Entre adoquines escampa
el fuego punzante
el rayo coartado
el invierno carnoso
azotando mejillas acristaladas
que ya moldean
             intratables
sudores de lucha.

Mientras no rujamos unidos
al éxodo tirano
profanarán de óxido nuestros pulmones.

Podemos
ser pancarta en murallas
ser protesta en avenidas
ser performance incorruptible
             en sucursales bancarias
pero si no
empapamos de sal suspiros
aflojamos las palabras huecas
contemplamos el eco lacrimoso que tizna el corazón
si no olvidamos la propaganda peridiotizada y televomitada
si no nos arropamos del frío incendiario
             que ya congela         pestañas
si no empezamos la vida
con la inflexión honesta
             de ver personas y no papel
             corazón y no aritmética
de nada servirán
pancartas protesta performance
seguiremos solos

acorralados a su yugo.

Visión

Luces sobre el aire
reptando esferas
                una sonrisa desnuda
         de militancia
         de panfletos
         de eslóganes
         de pistolas y de porras
endereza hálitos plásticos.

Se abre el círculo
sobre las huellas
                 agua encendida
para viajar al borde
de la conciencia.

Del otro lado
polvorientos espasmos sobre la boca
no muerdas amor el aire
que ya danza

sobre tu mano.

miércoles, 15 de enero de 2014

Gamonal

Cuando
resquebrajan silencios
seccionan hombros
mutilan infancias
como queriendo cavar una fosa
con nuestros huesos
entonces
se rompe la condición
grúas vallas papeleras señales o vitrinas
el viento               si fuera posible.

Ellos
incendian periódicos
con nuestros nombres.
Nosotros
desafiamos corruptos
con nuestro sudor.

Está claro:
es un acto de terrorismo
unir los vientres y azuzar las manos
defender cada palmo de calle
con temblor de batalla
embestir el hedor atrofiado
del miasma político.

Cuando las corbatas
son horcas
dejémonos estar de formalismos
y brindemos revolución.

Luchar es imprescindible
cuando cuelgan las orejas
y los dientes

atraviesan corazón. 

Resistencia

Son las once
en el rostro del cristal
y lloran
ácidos gritos
de una espera sin rieles.
Resbalan realidades
allá afuera
insaciable lluvia
atragantada en un café.

Son las once
en cualquier escalera
y dos cuerpos
liquidan en suspiros
sus condicionamientos
se buscan prohibidos
se muerden esteparios
se nutren de néctar
los ojos y las nucas.

Allá afuera             todo gira como si nada.

Son las once
en el aire que respiro
y se enzarzan entre el pelo            los minutos
como el cáñamo a tu cintura
me ahogo sobre la mesa
me siento en una lámpara
       esperando que las horas
       diluyan mi cuerpo.

Son las once
el tiempo                       no avanza
quizá quiere

que resista la apatía.  

sábado, 11 de enero de 2014

Despedida

Como si una hoja
esgrimiera mi pelo
el plástico arrojado
estira mi nudo.

Como si no fueras
esa figura ondulada libando pechos
esa voz vertical hincando rebeldía
esa boca exhausta regando cometas.

Quizá no fueras
entre todas las sienes que arremeten mis recuerdos.
No fueras
el ave engalanada con su talle sediento
una oquedad de cirios
quemando mi boca.

Cuando el tiempo acaba
comienzan las despedidas.

No volverá tu olor a incienso
aunque queme lenguas
en metálicas noches
ni volverá resbalando mi frente
el éxodo trémulo
de tu lúbrica baba
ni la arena a entrelazar miradas
aunque arranque vidrios
del vacío vientre.


Cuando todo termina
comienza la amnesia
desgana en perder los átomos

que nos habitan fundidos.

viernes, 10 de enero de 2014

Excedencia

Como si la lluvia fuera muda
su crepitar goteo
alza un hedor infesto          obsceno          transgénico


Estamos a un paso de quebrar las plazas
de estirar el aliento hasta rajarlo
de encender letras o incendiar nucas de mármol    

Desgarran uñas suturan pestañas lamen papeles escupen versos tildan aceras arrestan escobas despedazan pieles          (porque no queda carne que morder)    


Nos han legado
una fosa
de silencios
quizá quieras
(queramos)
la excedencia.

viernes, 3 de enero de 2014

Cuerpos fragmentarios

Nos separan apenas
unas partículas de aire
          y
sin embargo
mantras de mimbre corroen el viento
          usurpan la piel
          en el pecho secular
          de tus pestañas de arena.
Aunque te derrames
desde ningún lugar
a ninguna hora
y bajo todos            los pretextos
          el llanto ingenuo
          ahogará el abrazo
          de nuestros cuerpos

          fragmentarios.

miércoles, 1 de enero de 2014

Oasis

Estrella.
En el fulgor incandescente que dibujan tus ojos asoma el ave que agrieta el cielo.
Escucho tu pelo
cantar en el río.
Ilumina el viento
tu nombre astral
me duermen tus labios de luna llena.
Estrella sobre estrella
inundarás la noche
de arenales infinitos.
El caminar de los siglos descansa en tu nombre
y el desierto
entre tus dedos
surcando mis ojos.
Miradas
seducen
labios intangibles
y mi mano
desnuda
velando
tu espalda.
Quedaremos solos
besando el invierno
en tu corazón

de oasis.