jueves, 14 de noviembre de 2013

Chocolate

¿Cuántos sueños
deberán quebrarse          sobre la espalda de la luna
para que el alma
huela al fin         a chocolate?

Manos azuladas
arañan caracolas
             al océano,
dedos rabiando la tierra exigua
que sus mejillas vacías         relamieron una noche.

Del otro lado
           pies atornillados al tamo de pan
           sacuden su conciencia con pavor
                                                                       (quizá una lágrima)

lamentamos      vidas
                             vientres
                             hijas
                             muertes

mientras
uñas ahorcan el mediodía dientes muerden el arco iris arenales devoran nuestros restos lenguas relamen alquitrán océanos radioactivos consumen nuestra piel
un cáncer                     supurando nuestro futuro

Entre tanto y entre tantos
el viento llega a las costas
exhumando cacao
de sus encías.

2 comentarios:

  1. me dejó llena de onomatopeyas jajajaja una es plup ó la de plap plap plap jajaj waou

    ResponderEliminar
  2. Oh, muchas muchísimas gracias por tu comentario Egusky. Abrazos!

    ResponderEliminar