jueves, 19 de septiembre de 2013

Asalto

Está la hiedra       por ejemplo
vistiendo de piel
                 murallas
salvando minutos
          lunares
surcando inviernos,
alzando despedidas
         sobre recuerdos terrestres.

Estás, tú.

En el vórtice indeleble
              de una mirada
              de una boca abriendo noche
              de un tiempo que pasa

              y                
 
        se detiene

                 entre los versos de este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario