jueves, 15 de agosto de 2013

Olvidamos

Olvidamos
             el frío incendiario
             en los cuerpos
             indelebles.
Una pestaña
        arañando
              el orgullo.
Los gritos enloquecen en silencio
como mis manos en tu nombre:
los muebles del salón,
los cepillos de dientes,
las bragas sobre la cuerda
                            del recuerdo,
las coladas por hacer,
el suelo sudoroso
                de pieles desgastadas,
los cuadros descolgados,
los labios deshuesados.
Se extinguen los latidos
en el contorno del horizonte.
Todo permanece
              en el perecer más absoluto.
              En los bordes de las piernas de helio.
              En el vórtice de los dedos blandos.
              En el arenal barroco
                         del océano inoportuno.
Aquí,
donde todo es nuevo y a la vez,

                elongación de tu recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario