martes, 27 de agosto de 2013

Niños jugando

Pestañas mutiladas
en el rugido morboso,
         avanza el incienso
         sobre la carne rígida.
Caminan las voces
         sobre spaghettis infestos
de plomo drogado.

Unos niños juegan: hay       lluvia       de     estrellas.

El tomate araña la garganta miope.
Champiñones
      de medio corazón
           rasgando el mediodía.

Unos niños juegan: tienen          padres.

Calzoncillos ahorcando la entrepierna
(¡cómo ahoga la apatía!).
Alguien debe estar preocupado.
Tal vez hoy
         no llegue al peluquero.
Los champiñones lloran.
Los tomates          se desangran.

Unos niños juegan: las balas

                                    son de mentira.


Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan

Ojalá este balazo                   atraviese tu conciencia.

Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan


                      mientras disparan a bocajarro.  

2 comentarios:

  1. Leí cada uno de tus poemas y la verdad no sé qué decir sin parecer admirador. Pocas veces las palabras llegan tan hondo para quebrarte sin el más mínimo esfuerzo y eso fue lo que me pasó hoy. Me recordaste algo. No hay duda que es bueno que siga existiendo lo inesperado. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Vaya Mars, ahora soy yo el que no se queda sin saber qué decir para corresponder tus palabras. Te agradezco mucho tu comentario y que leas el blog, es un verdadero placer para mí compartir mis letras. Seguimos en contacto, compañero. Y, de nuevo, mil gracias por tus palabras. Saludos!

    ResponderEliminar