jueves, 22 de agosto de 2013

Lenguas inocentes

Rostros          sin mirada
                        sin cabellos
                        sin lunares
                        sin rostro.

Una piel de acero inoxidable
engulle
          almas libertarias,
cerebros grasientos
          aplastados
por enojo de metralla.
Un temblor          atornillado
esquiva el miedo,
          poseído por los dioses
          por la humanidad ajada
          por el cuerpo muerto
                    que a su lado yace.

Quizá por la esperanza...

Está delante.
Unas manos desgastadas de sal
          reclaman el viento en las mejillas
          un naranjo creciendo entre los dientes
          un amor
                    lamiendo la ignorancia.


Silencio.


El mundo
         quiebra
                   en los golpes
 
                   contra el silencio.

Tres.
Tres
          disparos
                    al silencio.

Uno. Contra el pan en los labios.
Dos. Contra la mano en el hombro.
Tres. Contra el amor.


                    Silencio.


El acero late
sangre insumisa...

a             l              i
h             e            n
o             n            o
r              g            c
c             u            e
a             a            n
n             s             t
d                            e
o                            s
      

2 comentarios:

  1. Me parece un poema intereasante, no sólo debido a su buscado aspecto formal, a su estructura de juego ornamental; sino sobre todo por lo que dice o insinúa, por esa exacta elección de la palabra y por las descarnadas imágenes que evoca. ¡Bien! ¡Muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Me dejaste sin palabras, Manu. Mil gracias por tu comentario, te lo agradezco de corazón. Te mando un abrazo enorme!!

      Eliminar