jueves, 15 de agosto de 2013

Espejos

Huelo el hambre
en tus picadas muelas,
hambre de nieve blanda
sobre llanto claro.
Dejas caer por el fango
tu inconsciencia,
vísceras
latiendo
manos.
Observo
el miedo de lejos,
rey de nadie
don nadie de todos.

Se ve a la distancia el cuerpo rasgado por el alquitrán, el ego henchido comiendo mierda, los ojos colgando y las cuencas vacías, paredes sin casa, mar sin peces y peces sin olas...

se ve de lejos            y tan de cerca

que apesta el hedor altivo

en que me huelo en otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario