lunes, 3 de junio de 2013

Meditaciones

No te pierdas en la fotografía
que avanza sobre el bosque
noche de nombres y heridas
día de agua sin nombres.

Ven desde el límite del látigo
contigo, ruido incesante de ti
ven, desde la raíz del vértigo
inconcluso, del número pi,
sin espacio, sin instante feliz,
con el odio si quieres, con los sueños,
con el eslabón perdido del porvenir,
con las cuevas de metal y de cieno.

Pero ven, aunque sea muy tarde
y manches el orgullo caníbal
entre los árboles, y te derrames
como la lluvia aséptica, como la lluvia.

Y si el límite te detiene, observa
tus pasos detenidos y el miedo,
ojos sin sal, cuerpo sin verdad
ciego esclavo del barro yermo.

Y avanza, lanza en bloque,
rayo de nube, disparo de agua,
sana la vida de tus nombres

y renace del mar, espuma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario