viernes, 31 de mayo de 2013

Inasibles

Me da la espalda
el girasol azulado,
rebuscando en las montañas
el mundo
                  cuadriculado
en que las matemáticas
tildan la existencia
de números
                    elegantes
                 y ordenados.

La experiencia
de vivirte en la existencia,
deshoja
a las ciencias
                        matemáticas
                        biológicas
                        o ilógicas.

Y es que la forma
o el aroma
o el color natural,
no se explica
por una teoría
ni por un final.

La vida
vibra
en los bordes suspendidos
de quien viendo
también se mira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario