miércoles, 30 de enero de 2013

Dejemos hablar al amor

Se nos acabaron las culpas,
los ojos del rencor y las miserias,
la desidia, los tabúes, la histeria,
las ganas de pedirnos disculpas.

Se nos terminaron las arrogancias,
las defensas, los bloqueos, la verdad,
los gritos de clemencia y de piedad,
los compromisos de urgencia.

Desprovistos de pasajes y peajes,
de máscaras de colores,
de paraísos extraños y extraños olores,
desprovistos de hipócritas oleajes.

Se van muriendo las distancias...
los porqués y sus justificaciones,
la defensa a ultranza de declaraciones,
el ruido de batallas, las ausencias.

El miedo, nos ha dejado solos:
tu mirada desnuda y el mar,
mi pecho sediento y la sal,
nuestros cuerpos, baile de locos.

Ahora sólo estamos los dos:
tú con ésa luna y la sonrisa,
yo con los besos y sus caricias,
Ahora, dejemos hablar al amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario