miércoles, 20 de noviembre de 2013

Rebelarse

REBELARSE
deponer el gaznate que saliva cunetas
expoliar bestias de aliento estramonio
escupir al corazón          en su oquedad

REBELARSE      firme       incesante      impávido      REBELARSE

oprimir ternos de plástico, zapatos de cartón, corbatas de hojalata
unas sonrisas      enmohecidas
deshojar los dedos metálicos
que oxidan nuestro camino

                                                  súbitamente

conquistar conciencias derramadas sobre montes
acallar el ruido de palabras-amoníaco
desatar un vendaval sobre el cuello de noviembre
                                                  la anestesia de mármol
                                                  el viento anquilosado
                                                  la televisión oracular

REBELARSE

              desde                                   hasta                                 contra

incendiar la esfera del ocaso
sudar de tinta verde         todas las fosas
empolvar el macabro hedor
                         de sus narices.

REBELARSE
hendir el pecho en los dientes
medrar las nucas
avivar       el alud narcótico.
Mirar con aplomo a los ojos
y derramarse todo.

Tardes de café

Yace el sol
mecido en la llovizna.

Ojos
arando
ensoñaciones,
voces
invadiendo
papeles,
risas
resbalando
silencios.

Tarde oblicua.

Constreñida la luz
sobre la baba.

¡Cuántas vidas
en una misma!

Tarde
velada
decolorando
andenes
en un café.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Chocolate

¿Cuántos sueños
deberán quebrarse          sobre la espalda de la luna
para que el alma
huela al fin         a chocolate?

Manos azuladas
arañan caracolas
             al océano,
dedos rabiando la tierra exigua
que sus mejillas vacías         relamieron una noche.

Del otro lado
           pies atornillados al tamo de pan
           sacuden su conciencia con pavor
                                                                       (quizá una lágrima)

lamentamos      vidas
                             vientres
                             hijas
                             muertes

mientras
uñas ahorcan el mediodía dientes muerden el arco iris arenales devoran nuestros restos lenguas relamen alquitrán océanos radioactivos consumen nuestra piel
un cáncer                     supurando nuestro futuro

Entre tanto y entre tantos
el viento llega a las costas
exhumando cacao
de sus encías.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Diluvio

Del fuego azul que torció la noche
nadie habló.

De las cenizas ultrajadas
en oxidadas gargantas
                         nadie habló.

Y avanzaron
          escariador somnoliento
          que guillotina pestañas.

Dejamos olvidada nuestra espalda
en aceras sin huellas
comiendo sangre
rezando óbitos
exhalando
                    nuestros sueños.

Y mordimos la madera en los cuerpos quebrados.

Pero no hay esquelas
          para matar al silencio
          que renace en las pupilas.

Y del silencio
emergió un suspiro.
Y del suspiro
brotó un sueño.
Y del sueño
nació una voz.

De la voz
la raíz indestructible
incinerando el expolio
de nuestros versos unidos.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Asalto

Está la hiedra       por ejemplo
vistiendo de piel
                 murallas
salvando minutos
          lunares
surcando inviernos,
alzando despedidas
         sobre recuerdos terrestres.

Estás, tú.

En el vórtice indeleble
              de una mirada
              de una boca abriendo noche
              de un tiempo que pasa

              y                
 
        se detiene

                 entre los versos de este poema.

martes, 27 de agosto de 2013

Niños jugando

Pestañas mutiladas
en el rugido morboso,
         avanza el incienso
         sobre la carne rígida.
Caminan las voces
         sobre spaghettis infestos
de plomo drogado.

Unos niños juegan: hay       lluvia       de     estrellas.

El tomate araña la garganta miope.
Champiñones
      de medio corazón
           rasgando el mediodía.

Unos niños juegan: tienen          padres.

Calzoncillos ahorcando la entrepierna
(¡cómo ahoga la apatía!).
Alguien debe estar preocupado.
Tal vez hoy
         no llegue al peluquero.
Los champiñones lloran.
Los tomates          se desangran.

Unos niños juegan: las balas

                                    son de mentira.


Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan

Ojalá este balazo                   atraviese tu conciencia.

Unos niños juegan
          niños juegan
                     juegan


                      mientras disparan a bocajarro.  

jueves, 22 de agosto de 2013

Lenguas inocentes

Rostros          sin mirada
                        sin cabellos
                        sin lunares
                        sin rostro.

Una piel de acero inoxidable
engulle
          almas libertarias,
cerebros grasientos
          aplastados
por enojo de metralla.
Un temblor          atornillado
esquiva el miedo,
          poseído por los dioses
          por la humanidad ajada
          por el cuerpo muerto
                    que a su lado yace.

Quizá por la esperanza...

Está delante.
Unas manos desgastadas de sal
          reclaman el viento en las mejillas
          un naranjo creciendo entre los dientes
          un amor
                    lamiendo la ignorancia.


Silencio.


El mundo
         quiebra
                   en los golpes
 
                   contra el silencio.

Tres.
Tres
          disparos
                    al silencio.

Uno. Contra el pan en los labios.
Dos. Contra la mano en el hombro.
Tres. Contra el amor.


                    Silencio.


El acero late
sangre insumisa...

a             l              i
h             e            n
o             n            o
r              g            c
c             u            e
a             a            n
n             s             t
d                            e
o                            s
      

lunes, 19 de agosto de 2013

Sin tiempo

Sin tiempo.
Entra la luz por la ventana
para vestir la piel.
Sin tiempo
para odiarnos.
La nieve borrará tu pelo de mi almohada.
Se caerán las llaves
en el suelo.
Mirarán los ojos
otro paisaje.
La naturaleza siempre encuentra
la perfección de quien la mira.
Y el baile continua
                      callado
                      en el silencio
                      emergente de los sueños.
Solo gracias.
Solo.
Gracias.

jueves, 15 de agosto de 2013

Leer poesía

Inquieto, muevo algunos libros:
Blake, Panero, Paz.
Ojeo su alma en ellos.
Y también mi alma
vibra
con el crepitar
de sus sílabas.
Benedetti, Salinas, Alberti.
El amor inhalado
en una máquina de escribir;
besar tu centro
sin pretextos ni nombres;
oler a sal
en cada hueco de tus dedos.
Vallejo, Hernández, Lorca.
Ahogar las manos
tras las banderas;
resquebrajar el llanto
con solo nombrar
una cebolla;
que una estela negra
persiga tu destino.
Machado, Guillén, Whitman.
Comer esperanza
en cada palmo de camino;
relamer la vida
en la curvatura de una flor;
traducir los versos
que el viento
deja en la arena,
observador que ama
cada paso de su alma.

Inmortal levedad
de la emoción escrita.

Olvidamos

Olvidamos
             el frío incendiario
             en los cuerpos
             indelebles.
Una pestaña
        arañando
              el orgullo.
Los gritos enloquecen en silencio
como mis manos en tu nombre:
los muebles del salón,
los cepillos de dientes,
las bragas sobre la cuerda
                            del recuerdo,
las coladas por hacer,
el suelo sudoroso
                de pieles desgastadas,
los cuadros descolgados,
los labios deshuesados.
Se extinguen los latidos
en el contorno del horizonte.
Todo permanece
              en el perecer más absoluto.
              En los bordes de las piernas de helio.
              En el vórtice de los dedos blandos.
              En el arenal barroco
                         del océano inoportuno.
Aquí,
donde todo es nuevo y a la vez,

                elongación de tu recuerdo.

Espejos

Huelo el hambre
en tus picadas muelas,
hambre de nieve blanda
sobre llanto claro.
Dejas caer por el fango
tu inconsciencia,
vísceras
latiendo
manos.
Observo
el miedo de lejos,
rey de nadie
don nadie de todos.

Se ve a la distancia el cuerpo rasgado por el alquitrán, el ego henchido comiendo mierda, los ojos colgando y las cuencas vacías, paredes sin casa, mar sin peces y peces sin olas...

se ve de lejos            y tan de cerca

que apesta el hedor altivo

en que me huelo en otros.

lunes, 3 de junio de 2013

Meditaciones

No te pierdas en la fotografía
que avanza sobre el bosque
noche de nombres y heridas
día de agua sin nombres.

Ven desde el límite del látigo
contigo, ruido incesante de ti
ven, desde la raíz del vértigo
inconcluso, del número pi,
sin espacio, sin instante feliz,
con el odio si quieres, con los sueños,
con el eslabón perdido del porvenir,
con las cuevas de metal y de cieno.

Pero ven, aunque sea muy tarde
y manches el orgullo caníbal
entre los árboles, y te derrames
como la lluvia aséptica, como la lluvia.

Y si el límite te detiene, observa
tus pasos detenidos y el miedo,
ojos sin sal, cuerpo sin verdad
ciego esclavo del barro yermo.

Y avanza, lanza en bloque,
rayo de nube, disparo de agua,
sana la vida de tus nombres

y renace del mar, espuma.

viernes, 31 de mayo de 2013

Inasibles

Me da la espalda
el girasol azulado,
rebuscando en las montañas
el mundo
                  cuadriculado
en que las matemáticas
tildan la existencia
de números
                    elegantes
                 y ordenados.

La experiencia
de vivirte en la existencia,
deshoja
a las ciencias
                        matemáticas
                        biológicas
                        o ilógicas.

Y es que la forma
o el aroma
o el color natural,
no se explica
por una teoría
ni por un final.

La vida
vibra
en los bordes suspendidos
de quien viendo
también se mira.

jueves, 16 de mayo de 2013

Palabras

Una boca
          desviste letras,
          roncas y largas.

Palabrería
          de afuera
               que calla dentro.

Y nos detiene.

En el fondo
          o superficie,
la palabra nos detiene.

Por hablada
          y expresada
lo de dentro,
la palabra nos detiene.

Fotografía
          de la constitución
                 que nos hace,
aún
      perdiendo
      los elementos constitutivos.

Palabra
trastornada
alejada.

Una letra
          cuelga sobre otra
          y esta
sobre el reflejo vacío.

Todo sucedió:
pasado irrecuperable,
forma verbal
de la vida que no vuelve.

Y mientras,
sentado,
intento ir capturando,
las letras y palbras,
que se van marchando.

miércoles, 10 de abril de 2013

Hay momentos

Soy el invierno
en las manos vacías.

Espero la caducidad del sol en tu espalda.

Hay momentos
en que hablo de ti.
Hay camas,
de ti,
sin ti,
compartidas entre sombras.

Hay momentos
en que hablo de ti
a la cerveza hueca:
de tus arrugas al reír,
de tus kilos de menos
y tu orgullo de más.

En los lugares más concurridos,
me
dejas
sólo.
Te marchas para volver como tormenta eléctrica,
en las tardes/noches solitarias
donde quedo desarmado,
sin defensas,
sin palabras,
sin las máscaras protectoras.

Y mientras tanto,
allá fuera,
el teatro sigue
como si nada.
Y mientras tanto,
acá dentro,
yo te sigo
como si todo.

sábado, 6 de abril de 2013

No estamos solos

Ímpetu, misterio
arado de vida,
agua de manos,
ríos nefastos.

Soledad, ciernes
tus alas blancas
en las pulsaciones,
algodón, pupila.

Mundo sitiado,
palomas verdes
en palabras rotas,
mundo gastado.

Cincel de risa
mientras camino,
varados ojos
multitud estanca.

Si tocas mi ojo
el mar marcha
hacia el monte,
suburbios de alma.

Apaga la rabia
cristal opaco.
Observa cielos.
Celebra la magia.

Dos minutos:
mi lengua
habla tus heridas,
¡no estamos solos!

viernes, 22 de marzo de 2013

Transiciones

Desde el latido helado,
me rindo.
Abandono.

Me duelen las costillas al caer la nieve,
me vencen las rodillas,
blanca sangre.

La daga es una aspirina,
efervescencia de placebo,
baile de risa,
luces de vino,
cerveza, off,
mirada de niño,
llora mi zapato.

Se tambalea una burbuja
que juega a ser Dios,
trémulo dolor de jabones canívales.
Me rindo.
Abandono.

Imparcial nacimiento.

Del espejo me agarras la carne,
suspendida en filamentos de nube,
desordenado viento de letras marchitas,
ignorado círculo de amor perpetuo.

La libertad nace en los cristales,
en la arena salada del que mira,
la roca danza en el perdón del aire,
la roca calla, intransigente furia.

Me acurruco en el rechinar de dientes...
Sucede que el mar, es flor de cerezo,
sucede que mi boca, es magia de sol,
y sucede que el mundo,
levita en el amor.

Donde los sueños

Confluye mi ser, aire de la noche,
entre las sábanas de los hoteles clandestinos,
donde el amor se regala por papel pintado,
y se compra la soledad en ecos de abrazo.

Soy el vagabundo de las calles muertas,
noctámbulo que seduce los bares vacíos,
el mendigo que regala el pan que no tiene,
el ser que da el amor que lo contiene.

Surcaré las arrugas de tu espalda,
de a poco besaré la herida de tus ojos,
no temas mi presencia si el aire me desvela,
soy el artesano que tus sueños crea.

domingo, 17 de marzo de 2013

Sueños

El sol desviste
     los escondites
          de mi cuerpo.

Planeo tristezas
     manos derechas.
          Soy fuego.

Un rayo de nube
mata la insidia
                       y úne.
Ahora, duermo.

Los caminos de plata...
Las auroras lejanas...

          Sueño.

Entre la voraces vigilias
          me bailan tangos dormidos,
mi vida
         conciencia erial,
de mi Buenos Aires querido.

viernes, 1 de marzo de 2013

Al otro lado

Te hablo a ti
que estás al otro lado.
Hogar, ruina, embargo,
de este no vivir.

Me marcho de azucenas
a los pies del cielo.
Risa, ojos, miedo.
Lago inmenso, arena.

Te sientas y callas.
La huida es cortina.
Velo, oquedad, rutina.
Cielo de pupila, matas.

Mordiscos de madera,
es dolor de los ciegos.
Sol, frío, viento.
Mi ilusión, enredadera.

Estás del otro lado,
simbiosis del adiós.
Estanque, cadena, siglo.
Caracol desarmado.

Lunas y ventanas,
caminar de adoquines.
Duelo, silencio. ¡Mientes!
El amor nos gana.


domingo, 3 de febrero de 2013

Rostro invisible

Sentado sobre tus aguas,
los soldados son de arena.
En el vaivén de tus abrazos,
ya no caben juicios.
Observar el vacío
me inspira confianza.
Abrazar la contradicción
me eleva a la Tierra.
Son tus ojos océano
y fuerza de mil rocas.
Son las ansias de acompañarte
y mecerme sobre tu espuma.
Es la luz de tu cintura
la que baila en mis manos.
Y a cada paso del camino
una roca nueva,
que abrazo en mis entrañas
y florece, como jardín.
Contigo no hay lugar,
ni estación posible,
la belleza emerge,
de tu rostro invisible.

miércoles, 30 de enero de 2013

Despertares

Cada lunes a la mañana
me desvisto de máscaras.

Levito sobre el aire
          un rato,
y me vuelvo, sin más,
          a la cama.

Permanezco, tal vez, un minuto
observando los dibujos del sol.

Como un neurótico convencido,
planeo minucioso la semana,
con la firme intención,
que no pasará lo inventado.

Me acuso entonces de pesimista,
de no concederme sueños,
del negativismo íntimo,
donde se forjan los culpables.

Entonces,
          sonrío.

Me levanto lentamente
con sonrisa kafkiana.

Observo las pasillos de casa,
las alfombras invisibles,
los cuadros de cera
que jamás vi pintados.

Observo todo lo que no está,
y me emociona lo que veo.

Camino siendo otro
          otro rato,
viviendo lo que no vivo
y soñanado lo que sueño.

Y al mirarme en el espejo,
solamente,
sonrío y me celebro,
¡pues sigo vivo!

Dejemos hablar al amor

Se nos acabaron las culpas,
los ojos del rencor y las miserias,
la desidia, los tabúes, la histeria,
las ganas de pedirnos disculpas.

Se nos terminaron las arrogancias,
las defensas, los bloqueos, la verdad,
los gritos de clemencia y de piedad,
los compromisos de urgencia.

Desprovistos de pasajes y peajes,
de máscaras de colores,
de paraísos extraños y extraños olores,
desprovistos de hipócritas oleajes.

Se van muriendo las distancias...
los porqués y sus justificaciones,
la defensa a ultranza de declaraciones,
el ruido de batallas, las ausencias.

El miedo, nos ha dejado solos:
tu mirada desnuda y el mar,
mi pecho sediento y la sal,
nuestros cuerpos, baile de locos.

Ahora sólo estamos los dos:
tú con ésa luna y la sonrisa,
yo con los besos y sus caricias,
Ahora, dejemos hablar al amor.

lunes, 28 de enero de 2013

Desgana

Sangre
           en los ojos.

Rotos
          de hambre.

El vacío ante la vida
y en mis entrañas
sólo
          perdón.
Las espuma de la cerveza,
las calles mojadas.
la lluvia sobre mi pecho,

el vacío

          ante la vida...

Querida nada,

          hoy

sólo a ti te escribo.

jueves, 24 de enero de 2013

Ecuación despejada


Es simple, la ecuación:
yo te quiero, y tú no.

Y ya no hay más batalla
en la que hacernos daño
con nuestras espadas.

Ni tampoco existe cambio:
mi sentimiento
pertenece al Universo.

Y eso es todo.

Yo te quiero, y tú no.

Y mi amor se filtra por las aceras,
por las que pasas...
¡y por las que no!